IPAMARK
Patentes y Marcas
Atención al Cliente: 91 564 11 48
clientes@ipamark.es

Una Marca es un signo, o cualquier otro medio que permite distinguir los productos o servicios de una persona o empresa, de los productos o servicios, idénticos o similares, de otra.

Así pues, la función básica de la Marca es indicar el origen empresarial de los productos o servicios. Consecuentemente protege al empresario contra competidores poco escrupulosos que intenten un beneficio plagiando su distintivo; ahora bien, también protege a los consumidores porque gracias a la Marca se puede distinguir claramente un producto de otro idéntico, quedando así a la iniciativa de cada cual la compra del que considere más idóneo.

Pueden ser Marcas

  • Las palabras o combinaciones de ellas.
  • Las imágenes, figuras, símbolos y gráficos.
  • Las letras, cifras y sus combinaciones.
  • Las formas tridimensionales, los envoltorios.
  • Los envases, la forma del producto o su presentación.

En general, el registro de una Marca se otorga por diez años, contados desde el día en que se depositó la solicitud, y se puede renovar indefinidamente por sucesivos períodos de diez años.

Ahora bien, el registro de Marcas no es un simple depósito, las solicitudes tienen una tramitación en la cual se observa si cumple con la Ley y también existe posibilidad de interponer Oposición a una solicitud por parte de terceros interesados con registros similares.

A efectos de clasificación los distintos productos que puedan existir, así como los servicios que se puedan ofertar, han sido distribuidos en 45 clases o epígrafes de un Nomenclátor Internacional. La solicitud de registro de una Marca puede comprender más que una clase de productos o servicios de dicho Nomenclátor, pero han de abonarse tasas que son múltiplo del número de clases incluidas en la solicitud.

Aunque el derecho otorgado por la Marca es exclusivo, nada impide que dos signos idénticos o parecidos convivan en el mercado y registralmente, siempre que distingan productos o servicios diferenciados. En consecuencia, la Marca ha de registrarse como mínimo en aquellas clases cuyos productos o servicios guarden alguna afinidad con los de su empresa.

En lo que al ámbito de registro se refiere, en España, disponemos de 3 posibilidades:

  • Marca nacional, que como su propio nombre indica abarca el territorio nacional. Actualmente el registro de marcas se regula por la Ley 17/2001 de 7 de diciembre de 2001, que regula el registro de marcas y nombres comerciales.
  • Marca en Unión Europea. Se trata de un registro que afecta al conjunto de la Unión Europea, constituyendo el primer registro supranacional unitario que se crea, ya que sólo puede registrarse, cederse, renunciar a ella, caducar o ser anulada en todos los países de la Unión Europea. Este registro fue creado por el Reglamento comunitario de 14 de Marzo de 1994, el cual afecta a España en doble medida: primeramente porque es un Estado europeo y en segundo lugar porque para tramitar la Marca  en la Unión Europea se ha creado la Oficina de la Propiedad Intelectual de la Unión Europea (EUIPO), cuya sede se fijó en Alicante.
  • La Marca Internacional se estableció en virtud del Arreglo de Madrid de 1891 y del Protocolo de Madrid de 1989.

    Básicamente la única condición exigida para poder solicitar un registro de Marca Internacional es tener registrada, o solicitada la marca para los mismos productos o servicios en nuestro país.

    Hoy en día forman parte de este Arreglo y Protocolo más de 80 países, entre los que se encuentran la mayoría de los estados europeos y otros de los más industrializados del mundo.

 

  • Informes de registrabilidad

  • Asesoría - Auditoría

  • Solicitudes y tramitación

  • Renovaciones y mantenimiento

  • Vigilancia


Esquema de Tramitación de: